¿Qué hace que una relación de pareja, tenga éxito y se mantenga en el tiempo?

Iniciar una relación de pareja,  es crear un sistema que nace de nuevas, y que ha de construirse por parte de los dos miembros de la pareja, estando plenamente presentes , conscientes, para que ese sistema que crean, nazca en el ahora,  más allá de sus propios sistemas de origen (familia) con todas sus reglas y creencias. En este acto de creación de un nuevo sistema, en función de  la mayor o menor madurez, de la habilidad para comprometerse y construir ese nuevo sistema, sin pretender, ni querer replicar el propio sistema familiar de origen, del que cada miembro de la pareja  procede, y del que  forma parte, hasta ese preciso momento, donde deciden, que quieren crear su propia relación, y construir su propio sistema.

Existe la creencia, que la clave  para que una relación de pareja funcione, sea satisfactoria, y se mantenga en el tiempo, las dos partes de la pareja, han de darlo todo, de forma desmedida, y sin esperar nada a cambio. ¿Y tú qué crees?...

 En la práctica, está demostrado, que entregar de forma incondicional, sin tener en cuenta qué damos ni qué recibimos a cambio, no aporta satisfacción, ni continuidad a la relación de pareja. Tampoco se ha demostrado, que  sea una muestra de amor puro, ni siquiera que se  valore como altruismo bien entendido. Esa  forma de darlo todo en una relación de pareja, no aporta ese equilibrio, para que  una relación de pareja  sea satisfactoria y se mantenga en el tiempo.

Leer más: LOGRAR EL ÉXITO EN LAS RELACIONES

“Escucharnos para comprendernos”

 

Stephen R. Covey,  define distintos niveles de escucha, entre ellos “Escucha ignorada” tipo de escucha en la   que lo que están diciendo no es tenido en cuenta, se ignora.  Una escucha que nos aleja como personas, y deja pasar desapercibido mensajes importantes que han de ser tenidos en cuenta, han de ser escuchados.

Reflexionar sobre las experiencias que  vivimos, nos ayuda a ser más conscientes, a  sacar aprendizajes y  cambiar   futuras   vivencias, pero  sobre todo, nos facilita  para hacer  esos  cambios necesarios, para que  las cosas sean de diferentes , especialmente si se trata de  hechos con desenlaces  tan trágicos y  conmovedores, que tienen como resultado la pérdida de vidas humanas.

Leer más: LA ESCUCHA IGNORADA

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad” Karl A. Menninger

Nuestra sociedad cambia, y por ello cambia nuestra forma de educar. Hoy para ser padres, madres y profesores, educadres eficaces,  necesitamos nuevas formas de pensar, de hacer, hemos de “entrenar”. Es preciso desarrollar determinadas habilidades y competencias, que aporten a nuestros hijos-as y alumnos-as oportunidades de aprendizaje, descubrimientos y experiencias que aporten valor para vivir su propia vida.  Somos sus principales referentes,  sus guías,  modelos a imitar, los  acompañantes más significativos para enseñarles a aprender,  a vivir! Los padres, profesores, educadores, somos las personas más influyentes en la vida de hijos y alumnos.  Seguro que tienes en tu memoria aprendizajes significativos, que te aportaron en tu familia, en tu colegio.

Nuestra forma de ser y ejercer los distintos roles como educadores, tienen gran peso en lo que nuestros hijos y alumnos serán y vivirán en el futuro, como personas y como profesionales.  Educar es tan importante que no podemos delegar, ni improvisar, o dejarlo en manos  del azar..  Esta gran tarea requiere tiempo, dedicación, esfuerzo, paciencia, motivación, y una larga lista de aptitudes,  además de estar preparados para gestionar esos miedos que nos acechan cuando de  facilitarles experiencias se trata, cuanod sabemos que para aprender por sí mismos, tenemos que dejarles hacer, equivocarse, sentir frustración. En definitava,  para que puedan desarrollar sus propios recursos, porque seamos realistas, no siempre vamos a estar a su lado para darle nuestro apoyo. Recordemos el principio " No hagas por tu hijo-a  lo que pueden hacer por si mismo-a". Es necesario ayudarles, pero no es suficiente, porque cada vez que hacemos por ellos lo que pueden hacer por si mismos, les robamos oportunidades de aprender  a confiar,  a valerse por sí mismos, a tomar decisiones, a  desarrollar sus propios recursos. Educar no es una tarea fácil, requiere grandes dosis  de esfuerzo y dedicación cada día.

Leer más: APRENDER PARA EDUCAR

 

 "La violencia no es un juego"

  Claves para la comunicación y la convivencia sin violencia. 

Programa de Coaching que trata una realidad social que merece especial atención, la violencia en todas sus manifestaciones dentro de las relaciones humana. 

Analizada la situación actual de violencia en las relaciones de pareja, profesionales y en las aulas, con el objetivo de lograr una convivencia saludable, ponemos en marcha el programa "La violencia no es un juego" 

Las distintas actividades y acciones formativas tienen como guía las relaciones basadas en el respeto por las personas, con enfoques constructivistas, aplicados en las áreas de Familia y Educativo. 

El propósito de este programa es tratar las relaciones y aportar recursos eficaces a las personas, dada la gran importancia que tiene en el desarrollo equilibrado y saludable . 

Leer más: LA VIOLENCIA NO ES UN JUEGO

 

¿Cómo definir y  conseguir nuestros objetivos? 

"Hasta el arquero más hábil necesita un blanco al que apuntar"
 
Si te has planteado objetivos  para el nuevo año, conoces esa sensación, de cuando comienza un nuevo año y dices: "Me voy a comer el mundo" ...  Creo que  todas las personas comenzamos cada año, con buenos propósitos que nos motivan y que sin darnos cuenta, se  van pasando los días, los meses, y esos objetivos se van diluyendo, hasta quedar  arrinconados en el desván de  nuestra mente.  Esa motivación inicial de  hacer cosas nuevas, distintas como viajar, adelgazar, volver a estudiar y una lista de metas a conseguir, de buenos propósitos que queremmos cumplir.  Cambios que nos hacen soñar dormidos y despiertos!

Quien no se  ha planteado  objetivos para un nuevo año, que al final quedaron en solo eso,  buenas intenciones, nada más. Quien no deja ha dejado volar su imaginación, ha soñado que conseguía sus objetivos. Esa es una capacidad que tenemos los seres humanos,  poder  “visualizar”  ver aquello que aun no ha ocurrido, dar forma  a nuestros propósitos, poder disfrutarlo como si ya hubiera sucedido.  Es genial imaginar,  aunque es necesario ir más allá, avanzar desde imaginar qué queremos, y pasar  de las ideas a la acción.  Determinar con claridad nuestros objetivos,  poner en orden nuestras ideas, crear un sencillo mapa que nos sirva de referencia, una ruta a seguir hecha de esos sueños, que  están  dando vueltas sin parar en nuestra  cabeza. Es importante definir qué queremos, cuales son nuestros objetivos, porque hasta el mejor arquero, necesita un blanco al que apuntar.

Leer más: ¿SOÑAR O LOGRAR?