Si no tienes estrés estás muerto. Si tienes demasiado estrés estas matando.

 ¿Qué es el ESTRES?

 ¿El estrés es bueno o es malo?

 ¿Todas las personas tenemos estrés?

 ¿El estrés es igual todas las personas?

Cada persona tenemos nuestras propias respuestas, percibimos y vivimos los acontecimientos y situaciones de la vida según nuestras propias percepciones, que a su vez influyen en nuestras reacciones y comportamientos.

Nuestro cuerpo está preparado para hacer frente a situaciones que puedan resultar una amenaza para nuestra vida, y para esas situaciones de "estrés agudo" nuestro instinto de supervivencia nos protege con reacciones automáticas e inconscientes, pero la mayoría de las situaciones que vivimos en nuestra vida diaria, en general no suelen ser de este tipo, son más bien desafíos de menor importancia pero en mayor cantidad y de forma continuada, y es esto lo que nos produce un estado de "estrés crónico" al que acabamos acostumbrándonos.

¿Y qué podemos hacer?

Es importante conocer que nos estresa para que podamos gestionarlo con éxito. Ya sabemos que no es el exceso de trabajo y la falta de tiempo lo que nos produce estrés, sino que son aquellas situaciones que nuestro cerebro detecta como amenazantes las que producen hormonas del estrés al fin de aportar a nuestro cuerpo la energía suficiente para defendernos.

¿Para qué necesitamos entender el estrés?

Para poder hacer cambios y mejorar nuestro niveles de estrés de forma saludable. Definiremos el estrés, no como concepto externo, sino como una vivencia interior porque al final es nuestra reacción interior a "amenazas" reales o imaginarias, que nuestro cerebro percibe, desencadenando una activación hormonal (cortisona) que genera esas sensaciones molestas y desagradables que sentimos y que se manifiestan en nosotros cuando hemos de afrontar determinadas situaciones que nuestro cerebro detecta peligrosas para nuestra vida.

Según la neurocientifica e investigadora Sonia Lupien, no todas las situaciones nos provocan el mismo nivel de estrés, para que una situación nos provoque estrés ha de tener al menos algunas de las siguientes características, sin que sea necesario que se den las 4 al mismo tiempo, sí aumenta el nivel de estrés en los casos en que se dan todas o el mayor número de ellas.

Cuatro Características de una situación que provoca estrés

  1. Novedosa
  2. Impredecible
  3. Sensación de no control
  4. Percibida como amenaza

*Entender el estrés: http://youtu.be/fxO0Ggfty4o

No hay recetas mágicas para hacer desaparecer el estrés, ni es recomendable porque en tal caso no estaríamos vivos! Necesitamos estrés (energía) pero en dosis justas y de forma puntual con intervalos para recuperarnos y renovar nuestro desgaste físico y mental.

Existen estrategias para gestionar nuestro estrés, para usarlo sin sufrirlo sin que nuestra salud corra serios riesgos. Sabemos que el estrés crónico afecta a nuestro sistema inmunológico e influye en nuestra salud y en nuestra calidad de vida.

Ahora, especialmente nos enfrentamos a momentos de incertidumbre, de cambios rápidos y continuos. Vivimos sometidos a una constante avalancha de informaciones nuevas, impredecibles que no controlamos y que percibimos como amenazas para nuestras vidas!

Curso Gestión del Estrés

Cuando nos vemos sometidos a un estrés crónico de forma continuada, nuestro cerebro termina por "habituarse" disminuyendo nuestra respuesta a esa situación continuada de estrés, al mismo tiempo que aumenta nuestra reacción "saltamos" con mayor facilidad ante el resto de situaciones, volviéndonos más reactivos al resto de situaciones.

GESTIONAR EL ESTRÉS

Vamos a tomar las riendas Podemos comenzar por adoptar una actitud de ACEPTACIÓN de la realidad, de los hechos tal como son nos gusten o no, sobre todo porque mediante ese acto de aceptación liberamos esos recursos que derrochamos en la lucha por cambiar esa realidad que es y que nos resistimos a aceptar, de tal forma que una vez liberados de esas "resistencias" podemos plantearnos nuevos enfoques y opciones para esas situaciones que antes nos provocaban malestar, bloqueos y nos provocaban buenas dosis de estrés.

"Aceptar no es rendirse, es más bien tomar un respiro para renovar nuestras fuerzas"

Autosensibilizarnos, darnos cuenta de nuestros niveles de estrés crónico, de sus efectos negativos en nuestra salud. (problemas digestivos, cambios en la personalidad, mal humor, problemas de sueño etc.)

Cambiar nuestra actitud, admitir que el estrés forma parte de la vida, teniendo presente que bien gestionado nos proporciona energía vital! Tomar un enfoque de resolución de problemas, ante las dificultades hacer algo al respecto más allá de la simple queja y actuar, cualquier acción es mejor que paralizarnos ante dichas situaciones.

Usar el estrés para perfeccionarnos, tomando las situaciones difíciles como oportunidades para aprender a mejorar. Preguntarnos:

¿Que he aprendido de esta situación?

¿Que he descubierto sobre mí y de los demás?

¿Qué habilidades, destrezas o competencias he necesitado y podría desarrollar?

Aprender a valorarnos en lo que somos, a cuidarnos, querernos, respetarnos a nosotros mismos.

Buscar apoyo y brindárselo a los demás. Mantener pensamientos positivos, celebrar nuestros pequeños triunfos y por supuesto también los grandes logros.

Ajustar nuestras expectativas teniendo en cuenta nuestros recursos disponibles, porque nuestro tiempo es limitado y no renovable, y nuestra energía se agota y necesita que la renovemos a diario.

Equilibrar esas hormonas del estrés con esas otras hormonas que nos producen sensaciones agradables.

¿Y cómo lo logramos?

Aprender a conocernos, y conocer a los demás, mejorar nuestras relaciones de forma positiva, aprender a generar pensamientos que nos potencien, conocer nuestros objetivos, planificación y organización en nuestras vidas.

Crear momentos de calidad con las personas queridas. Conversar sin prisas, escuchar con calma. Regalar miradas, practicar la aceptación, vivir con curiosidad, transmitir y recibir afecto. Actuar desde la complicidad y toda una larga lista de cosas sencillas pero importantes que nos enriquecen y curan ese desgaste diario, porque todos somos vulnerables, somos sensibles somos HUMANOS.

Estas y otras son las estrategias que trabajamos en el curso:

"GESTIÓN DEL ESTRES"

Formación especializada para profesionales, formadores, educadores y coaches en el ámbito familiar y de la educación.

COACHING A TU SERVICIO

Para consultar sobre los servicios disponibles de Coaching para temas: Personales, Profesionales y Familiares

Horario : 9:00 h. a 14.00 h a.m. ( hora española) Sara Cobos Coach Profesional de Familia Móvil:(+34)605.415.095 Skype:sara.coach.1

www.diferenzia.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Presidenta de Aecofam ,  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.aecofam.org