“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad” Karl A. Menninger

Nuestra sociedad evoluciona, cambia de forma cada vez más rápida; es vital darnos cuenta de la importancia de actualizarnos, de ponernos a punto, y  desarrollar nuevos recursos para adaptarnos al ritmo de esos cambios, especialmente en nuestra forma de educar.  Educar hoy es bien distinto de cómo nos  educaron ( a más edad más diferencias).  Hoy ser padres, madres y docentes es todo un reto. Ser  eficaces, ser referentes en la educación, requiere de un continuo proceso de aprendizaje, que además  aporte significado a la educación.  Para ser parte de esos cambios que la eduación requiere,  necesitamos “entrenar”  cada día a fondo.  Desarrollar determinadas habilidades y competencias, que aporten a nuestros hijos-as alumnos-as,  oportunidades de aprendizaje que les capacite  para la vida.  Recordemos que somos sus guías, sus modelos, sus acompañantes más significativos, quienes han de facilitarles las experiencias que necesitan  para aprender a vivir. Las viviencias que necesitan para desarrollar todo su potencial, los recursos necesarios  para  una vida equilibrada, armoniosa, plena y feliz

Padres, madres, docentes, somos las personas más influyentes en la vida de sus hijos-as alumnos-as, y eso a veces nos da miedo. Confía, seguro que hay en tu memoria recuerdos de aprendizajes significativo, que te aportaron en tu familia, en tus profesores y que te ha servido.

Nuestra forma de ser, nuestros comportamientos y nuestras  maneras de ejercer  como educadores (padre, madre, docente) tendrá una influencia importante en cómo se desarrollan nuestros hijos-as y alumnos-as, en su identidd, en  quiénes son. Observa cómo modelan nuestros propios comportamiento y actitudes. La labor de educar es tan importante que requiere presencia, consciencia, educar  no puede ser un acto de improvisación, un proceso dejado en  manos del azar

Esta decisiva tarea de educar, requiere de gran compromiso, de presencia y  dedicación a tiempo completo. Que estemos “entrenados” para facilitarles sobre todo experiencias vitales. Que seamos capaces de  crear escenarios de aprendizaje significativo, dónde puedan aprender por sí mismos,  a través de sus propias vivencias. Acompañarles para que desarrollen sus propios recursos, porque seamos realistas, no vamos a estar siempre a su lado, ni tampoco lo necesitan. Sí  necesitan   confiar en si mismos,  a ser capaces de  valerse por sí mismos,  tomar su propias decisiones. Desplegar  todas sus capacidades. Educar, nos requiere presencia, grandes dosis de esfuerzo,  buenas dosis de dedicación a todos los niveles, para el pleno desarrollo.

Consideremos seriamente, que educar es un compromiso de todos, de una u otra forma todos somos “educadores”, Dediquemos tiempo de calidad y nuestr mejor energía para educar. Dejemos huellas que no necesiten "desapreder" que  perduren y sean valiosas .

Cómo coach de Familia y Educativo, abordo los distintos temas relacionados con la educación y la enseñanza, con familias, hijos-as, docentes y alumnos-as. Es un proceso para descubrirnos con profundidad para conocernos. De  forma reflexiva y consciente, el objetivo de desarrollarnos plenamente. Tratar creencias limitantes, dificultades y bloqueos que no sabemos como afrontar en nuestra vida diaria. Gestionar mejor nuestras relaciones, afrontándolas con nuevas perspectivas. Las familias y los docentes, tenemos que afrontar situaciones que nunca antes habíamos vivido. Tomar a veces  decisiones difíciles. Liderar y ejercer autoridad, tan necesaria en la labor educativa actual.  Trabajar un  modelo de liderazgo transformador, dar respuesta a cómo educar y enseñar con las mejores garantías.

En cada experiencia vivida, observamos los cambios,  nos enfocamos a lograr resultados. Percibimos como nos vamos enriqueciendo, al tiempo que vamos generando distintas formas de abordar situaciones cotidianas de maneras más favorables. Ser nuevos observadores, de una realidad educativa que podemos mejorar, cambiando nuestra forma de mirar desde distintas perspectivas que nos enriquezcan.  

Especialmente aprender a crear ambientes más colaborativos, favoreciendo educar hijos-as, alumnos-as autónomos, responsables, comprometidos con su pleno desarrollo. Lograr que sepan generar su autoconfianza, su automotivación, participación y su aportación.  Al final compartimos como comunidad educativa, objetivos comunes, que requieren cooperación y colaboración, si queremos conseguir ser más eficaces  para educar.

De las distintas áreas tratadas en Coaching familiar y educativo,  de forma sencilla y práctica, nos  descubrimos a través de experiencias vivenciales, abordamos temas de  importancia vital para la educación.  Cuidamos las relaciones, a través de la   comunicación eficaz, la resolución de conflictos, inteligencia emocional. La importancia en la mejora de las  relaciones, la convivencia armoniosa, y la  educación efectiva para la vida. Adquirir mayor conciencia, generar recursos internos propios, enriquecernos, aportar mejoras, evaluar mejoras y resultados que vamos logrando. Desarrollando nuestra mejor versión, seremos más valiosos para educar a nuestros hijos-as y alumnos-as Facilitándoles modelos referentes, que sean las mejores influencias para su educación.

Estaré encantada de desarrollar cualquier propuesta que quieres realizar con un programa de actividades de Coaching Familia y Educativo. Una propuesta diseñada para tu familia, tu empresa, tu asociación, ampa, centro infantil, o colegio. 

Contacta conmgo y te facilitaré toda la información para realizar aquellas actividades que más se adapten a tus necesidades y expectativas.

Es posible una nueva forma de entender la educación y la enseñanza, aportando los recursos necesarios a familias, jóvenes, docentes y personas con responsabilidades en entornos educativos.

Sara Cobos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Móvil: +34 605 415 095