“Liderazgo y Autoridad  personal en el ámbito  familiar y educativo”

Te ha pasado, que de pronto estás  haciendo o diciendo aquello que tanto te molestaba  de tu madre, tu padre, o de tus maestros-as?  ¿Será que nos estamos haciendo mayores? ¿O simplemente que aprendemos imitando?

En buena  medida somos lo que aprendemos  y aprendemos imitando,  modelando a las figuras más  influyentes de nuestra vida, desde los primeros años de vida. Que modelos hemos aprendido: ¿Autoritario? ¿Exigente? ¿Permisivo? ¿Tolerante? ¿Rígido? ¿Comprensivo?  Y toda una larga lista de modelos a seguir.  ¿Qué modelos queremos transmitir a  nuestros hijos-as, alumnos-as?

 

De qué forma  elegir y  combinar todos estos modelos,    cómo ser padre, madre o profesor-a, y ejercer esos  roles de liderazgo y autoridad,  que sabemos van influir de forma significativa en la vida y el futuro de nuestros hijos-as y alumnos-as. Toda esa responsabilidad a veces  nos bloquea.

 ¿Cómo podemos gestionar  de la mejor forma nuestra influencia?  ¿Cómo mejorar nuestro liderazgo y autoridad de forma positiva?

 Lo primero es pensar y sentir, que en nuestra labor educativa, estamos haciendo lo mejor que sabemos.  Reconocer,  sin culparnos,  que siempre  podemos mejorar, y para eso  necesitamos recursos, y en esa tarea queremos acompañarte. Nuestra propuesta es lograr recursos valiosos   que nos capaciten para   la difícil  tarea de acompañar a nuestros hijos-as y alumnos-as, conseguir habilidades prácticas para  ayudarles a crecer con las mejores garantías. Y esta tarea requiere actualizarnos, tomar consciencia de nuestra realidad, desarrollar todo nuestro potencial,  y  para ello te invitamos reflexionar:

¿Qué modelos de liderazgo quieres transmitir? ¿Qué aprendizajes sobre la autoridad quieres facilitar? ¿Qué experiencias quieres contribuir a desarrollar?

Hablar de liderazgo y autoridad,  de un modelo de enseñanza- aprendizaje personalizada desde el enfoque  de Coaching Familiar y Educativo,  tiene en cuenta, no sólo el conocimiento y el desarrollo intelectual,  también las emociones como parte fundamental de la vida de las personas, además del   desarrollo de otras inteligencias  (Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner). Tener en cuenta  distintas maneras de aprender, hasta ahora casi  ignoradas, y que van formando parte de los nuevos programas educativos, como piezas clave  para la  educación  integral de la persona.

Uno de los objetivos, desde el Coaching Familiar y Educativo, es crear esos modelos de liderazgo propio,  potenciar el desarrollo de habilidades y competencias para la educación, empezando por  lograr nuestra mejor versión como padres y educadores. Consideramos fundamental,  estar más  presentes y más conscientes en nuestra vida diaria, para  acompañar a  nuestros hijos-as, alumnos-as a desarrollarse de forma más sana, completa y  equilibrada.

El modelo de Coaching especializado en el ámbito familiar y educativo, con enfoque personal y de equipo, puede  ayudarnos a gestionar  cómo desarrollar nuestro propio   modelo de liderazgo y autoridad, de un modo  personalizado teniendo en cuenta,  cómo queremos ejercer el liderazgo y  la autoridad, ya sea como padre, madre, o docente. Tarea que llevamos a cabo con un enfoque que  integra  de forma coherente, los  distintos modelos  que hemos aprendidos de nuestras vivencias,  y nuevos modelos actualizados con criterios propios,  adaptados a las necesidades que educar   hoy requiere. Construir estos  modelos propios,  mediante un  proceso  personal transformador, en el que   adquirimos  las herramientas necesarias  para llevar a cabo esos cambios que queremos ahora,  y que iremos poniendo en práctica   mediante  un detallado plan de acción.

 La mejora y el cambio pasan por  “darnos cuenta”   mediante la  toma de consciencia, como primer  paso para conocernos y conocer nuestra realidad,  para  desde este punto de partida,  decidir qué mejoras queremos llevar a cabo.  Empezamos por reflexionar  sobre cómo  conocer nuestros modelos de liderazgo y autoridad, poniente nuestra atención en  las siguientes cuestiones:

 ¿Qué modelo de liderazgo estamos ejerciendo en este momento como padres, madres, profesores?  

¿Qué modelos de autoridad estamos ejerciendo en este momento?

 ¿Cómo nos sentimos como líderes? ¿Cómo nos sentimos ejerciendo   autoridad?

¿Qué creencias hemos desarrolla sobre el liderazgo y la autoridad, a partir de nuestras propias vivencias del  en la familia y más tarde en el aula?

¿Qué creencias sobre el liderazgo y la autoridad nos limitan hoy?

¿Qué otras creencias pueden potenciarnos más?

Definir nuestra modelo personal de liderazgo, nuestra mejor forma para ejercer autoridad, y hacerlo desde nuestros propios valores, con  criterios y  referencias propias,  más allá de versiones obsoletas del pasado, superando modas pasajeras,  o de influencias externas poco efectivas. Se trata de  tomar  la responsabilidad y el compromiso de ser esos  líderes que queremos ser ahora. Partimos siempre  desde el agradecimiento a las personas influyentes de nuestra vida, nuestros padres y profesores,  dándoles las gracias   por todos esos  aprendizajes que  hemos recibidos.  Al tiempo que ponemos toda nuestra intención, en  desarrollar nuestra mejor versión, dándonos permiso   para hacer cambios y   diseñar nuestros propios modelos de liderazgo y autoridad.

El desempeño eficaz del liderazgo, está íntimamente relacionado con la inteligencia emocional, y su mayor nivel de desarrollo, como demuestran las   investigaciones  que han revolucionado la forma de entender  y desarrollar la inteligencia emocional.  Daniel Goleman autor “Inteligencia Emocional”   en sus distintos estudios  sobre el desarrollo de la inteligencia emocional, como componente fundamental para un liderazgo eficaz,  estable 5  componentes  que  abordarnos  en profundidad en los programas de Coaching Familiar y Educativo.

El proceso inicial pasa por  identificar las capacidades  clave  siguiendo la   lista de ingredientes imprescindibles  para desarrollar un modelo de liderazgo eficaz:

-Autoconciencia: conocerse  de forma realista y honesta,   entender las propias emociones, reconocer las propias limitaciones,  las debilidades y la fortaleza de forma natural, reconocer nuestros valores, nuestras  metas, tener claridad sobre las prioridades en la vida.

-Autocontrol: capacidad para  gestionar  emociones y regular  impulsos, dar respuestas adecuadas  a las distintas situaciones cotidianas de forma menos impulsiva y más reflexiva. Estar en contacto  con los propios sentimientos, siendo consecuentes con lo que sentimos y cómo lo expresamos.

-Motivación: impulso para actuar por

 -Empatía: capacidad de identificar, reconocer y expresar las propias emociones, saber detectarlas en la propia experiencia y en las demás personas “ponerse sus zapatos”,   actuar de forma más consciente de acuerdo a esa mejor comprensión emocional.

-Habilidades sociales: capacidad relacionarse y comunicarse con diferentes tipos de personas, habilidad para manejar las distintas relaciones personales, familiares y profesionales de forma más efectiva.

Todas las personas podemos mejorar nuestro liderazgo  en las distintas áreas, nuestra propuesta es practicar cada día, hacer pequeños y continuos cambios que nos ayuden a  estar más presentes, más conscientes,  para pensar, sentir y actuar con mayor coherencia  entre lo que pensamos sentimos y hacemos. Ser buenos  modelos a imitar,  lograr nuestra  mejor versión, vivir  y  disfrutar la vida,  es el mejor legado que podemos hacer a nuestros hijos-as y alumnos-as.

“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ven a mi lado para poder caminar juntos.

 Proverbio  Ute

 

Sara Cobos

Coach Profesional y de Familia

www.diferenzia.com