¿Cómo  hacer cambios? ¿Por dónde empezar?  ¿Qué tal si empezamos por Imaginar?

Todos los seres humanos tenemos una poderosa herramienta natural  que bien utilizada es muy potente para lograr cambios, aunque a veces en lugar de usarla a nuestro favor, la utilizamos en nuestra contra, y esto lo hacemos todos sin excepción. Quien no ha  imaginado con todo lujo de detalles los  peores resultados para en una entrevista de trabajo, las peores notas en un examen,  quedarse en blanco en una  presentación, no articular palabra en una cita con una persona especial, tomar la peor opción en una decisión importante y un sinfín de situaciones  imaginables, que nos hacen temblar sólo con imaginarlas.

 Quien no ha  llegado incluso a cambiar sus planes por bloqueos que nuestra  propia imaginación nos ha  generado. Esta natural y poderosa habilidad que todos los seres humanos tenemos para  IMAGINAR , adelantándonos al futuro,  a lo que   va a suceder,  a  qué   nos vamos  a ocurrir  ,  a cómo nos vamos a sentir, y toda una serie de   consecuencias  terribles y negativas que  tendrán nuestras acciones Y puestos a imaginar, por qué  no  darle la vuelta a estas situaciones para que jueguen a nuestro favor, si lo pensamos un poco, nos cuesta lo  mismo, y los resultados pueden cambiar y mucho.

La definición nos dice que “Imaginar” es  formar en la mente la representación de sucesos, historias o imágenes de cosas que no existen en la realidad o que son o fueron reales pero no están presentes. Y puestos a imaginar, qué tal si  lo que imaginas son situaciones, momentos y emociones positivas,  resultados favorables, en definitiva, experiencias positivas, y toda las cosas imaginables que tú quieras  ¿Te animas a probar? 

Como todo aprendizaje, esta nueva forma de utilizar tu imaginación,  requiere   práctica, por lo que vamos a empezar por sencillos pasos, para ir poco a poco  perfeccionando esta técnica. Al final seremos capaces  de  Imaginar,  logrando que  imaginar,  sea para nosotros la  más poderosa aliada,  en lugar de la mayor enemiga de nuestro bienestar y de nuestros logros.

Probamos qué tal  si cambiamos  nuestra  forma de imaginar, si  en lugar de dejarnos influenciar por  imagines negativas, resultados desastrosos, o por los peores escenarios posibles, vamos a imaginar los mejores escenarios,  situaciones y  resultados  más favorables, aquellos que nos hacen sentirnos genial!

Vamos a utilizar una sencilla y potente técnica,  la  VISUALIZACIÓN. Se  trata de desarrollar la habilidad de crear una imagen, una idea o un sentimiento sobre una situación o un momento concreto,  consiguiendo a través de la práctica,  mejorar los resultados que consigues. ¡Vamos a practicar!

 Empieza dedicando unos minutos para relajarte y concentrar toda tu atención en  tu respiración. Simplemente permanece observando a tu propio ritmo, sin hacer nada más, solamente observar tu respiración.

 Poco a poco y una vez que te sientas más relajado, comienza a reproducir esa imagen que quieres conseguir, primero  escenas sencillas,  relacionadas con aquello que quieres visualizar,  y poco a poco ve incorporando detalles a esa escena, hasta conseguir tener una imagen   lo más real y  completa posible, a la que irás incorporando, nuevos  detalles, hasta completar  la escena de la manera más real que te sea posible.

 Mediante la visualización podemos adelantarnos a lo que queremos, crear las conexiones neuronales precisas, y activar  las mismas funciones cerebrales que se  ponen en funcionamiento cuando la situación  está ocurriendo  en realidad.    

No te desanimes si al principio te cuesta, sigue practicando hasta que consigas  hacerlo de una manera natural.    Ve registrando a través de los  distintos sentidos, qué ves, qué escuchas, qué sientes,  qué olores percibes, qué sabores asocias a esas imágenes,  hasta ir incorporando, todos y   cada uno de esos detalles a la  escena que quieres visualizar. No es magia, pero sí  tendrás una herramienta de gran poder, que puedes utilizar para sentirte relajado, más seguro,  más confiado, más satisfecho, ante situaciones que antes te producían inseguridad, desconfianza, temor y otra serie de sensaciones que nada te ayudan para conseguir las metas que te propongas.

Haz que tu imaginación sea tu mejor aliada,  sólo tienes que practicar y  enfocarte en todo lo positivo que puedas IMAGINAR!

Sara Cobos